SUS CAMINOS NO SON NUESTROS CAMINOS

¿De verdad crees que puedes resolver todos tus problemas por tu cuenta?

¿De verdad crees que tienes la sabiduría necesaria para arreglar tu vida?

Proverbios 14:12 nos recuerda: “Hay camino que al hombre le parece recto, pero su fin es camino de muerte”.

Las soluciones de Dios no siempre son complicadas o difíciles. De hecho, a menudo son tan simples que los hacemos a un lado y confiamos en nuestra sabiduría humana. Pensamos, “Seguramente no puede ser tan fácil”, mientras tratamos de arreglar las cosas por nuestra cuenta. Pero a lo largo de las Escrituras lo vemos llamando a un simple acto de fe.

Un espíritu restaurado mediante el arrepentimiento. Sosteniendo un bastón. Poniendo los pies en el agua. Marchando alrededor de una enorme muralla siete veces. O sumergirse en el fangoso río Jordán.

Recuerda lo que Isaías 55:8 nos dice: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, declara el Señor”. Este versículo no dice que los pensamientos de Dios involucren soluciones más complejas y difíciles. Simplemente dice que los pensamientos y caminos de Dios son diferentes de lo que esperaríamos. Con demasiada frecuencia perdemos nuestro cambio de sentido en nuestras vidas porque tratamos de complicar las cosas con nuestras propias soluciones. Intentamos meter las manos en la mezcla. Pero Dios ya lo ha planeado. Aumentamos nuestro dolor y extendemos nuestra miseria porque nos negamos a dejar ir y confiar en Aquel que sabe más.

Nunca dejes que tu orgullo te impida resolver tu problema.

Guillermo Pacheco

Translate »