¿QUIÉN ES EL JEFE?

…Porque ustedes todavía son bebés cristianos, controlados por sus propios deseos, no por Dios… 1 Corintios 3:3

La Escritura de hoy describe a mucha gente. Si tienen ganas de regañar a alguien, tienen ganas de comprar algo que no pueden pagar, o sienten ganas de ver algo que saben que no es bueno, lo hacen de todos modos. Los deseos y los sentimientos siempre estarán ahí. El problema es que cuando cedemos ante ellos, quedamos bajo su control. Cuanto más alimentes esos sentimientos (ira, autocompasión, mala actitud, espíritu crítico), más fuertes serán.

La forma de liberarte es dejar de alimentarlos. La próxima vez que sientas malestar, quédate en paz. Pon buena música de alabanza; piensa en cuánto tienes que estar agradecido. Eso es alimentar a tu hombre espiritual en lugar de alimentar tu carne. A medida que tu persona espiritual se fortalece, la carne se debilita. Mueren de hambre las emociones negativas y, con el tiempo, no te controlarán. El signo de madurez es que puedes sentir las emociones negativas, pero no actúas sobre ellas.

Una oración por hoy

Padre, gracias porque puedo elegir ser disciplinado y decir no a la carne y sus deseos. Gracias porque todos los días puedo quitar mis sentimientos del trono y permitir que Tu Espíritu controle mi vida. Ayúdame a sembrar para el Espíritu y hacer lo correcto. En el nombre de Jesús, amén.

Guillermo Pacheco

Translate »