NO DESPRECIES LOS PEQUEÑOS COMIENZOS

No desprecies estos pequeños comienzos, porque el SEÑOR se regocija al ver comenzar la obra… Zacarías 4:10

Cuando David salió para enfrentarse a Goliat, todo lo que tenía era una honda y cinco piedras lisas. Parecía insignificante, ordinario y ciertamente nada especial. Pero Dios sopló sobre él y derrotó a Goliat y se convirtió en rey de Israel. Todo lo que Moisés tenía era un palo ordinario, algo que encontró en el suelo, pero cuando tomó ese palo y lo sostuvo en el aire, el Mar Rojo se dividió sobrenaturalmente. Sansón estaba rodeado por un gran ejército. Todo lo que tenía era la quijada de un burro. Pero tomó esa mandíbula, Dios sopló sobre él y derrotó a mil hombres.

No desprecies el día de los pequeños comienzos. No mires lo que tienes y digas: “No puedo hacer nada grandioso. No tengo mucho talento”. Si usas lo que Dios te ha dado, Él lo multiplicará. Él no solo hará realidad tus sueños, sino que hará más de lo que puedes pedir o pensar.

Una oración para hoy

Padre, gracias porque te regocijas de verme usar lo que me has dado, y traerás el aumento si confío en ti. Gracias porque una honda y cinco piedras son suficientes para derribar a un gigante. Creo que nada puede apartarme de mi destino. En el nombre de Jesús, amén.

Guillermo A Pacheco-Gaitán
Translate »