DIOS TE DISEÑÓ PARA MÁS

No fijamos nuestros ojos en lo que se ve, sino en lo que no se ve, ya que lo que se ve es temporal, pero lo que no se ve es eterno… 2 Corintios 4:18

Dios te creó para vivir en el cielo con él por la eternidad. El cielo es tu hogar, no la Tierra.

Es por eso que a veces experimentas descontento e insatisfacción en la vida. ¡No estás completamente feliz aquí porque se supone que no debes serlo!

Si fueras totalmente feliz en la Tierra, podrías pensar que podrías vivir sin Dios. Pero Dios te creó para anhelar algo mucho mejor: un hogar en el cielo con él.

Un pez nunca sería feliz viviendo en tierra, porque fue hecho para el agua. Un águila nunca podría sentirse satisfecho si no se le permitiera volar.

Nunca te sentirás completamente satisfecho en la Tierra, porque fuiste hecho para más. Tendrás momentos felices aquí, pero no es nada comparado con lo que Dios ha planeado para ti en la eternidad.

Esta es también la razón por la que algunas de las promesas de Dios parecen incumplidas, algunas oraciones parecen no recibir respuesta y algunas circunstancias parecen injustas. Esta vida no es el final de la historia.

Cuando te das cuenta de que la vida en la Tierra es solo temporal, altera radicalmente tus valores. Los valores eternos, no los temporales, se convierten en el factor decisivo de sus decisiones.

La Biblia nos dice que “no fijemos nuestros ojos en lo que se ve, sino en lo que no se ve, porque lo que se ve es temporal, pero lo que no se ve es eterno” (2 Corintios 4:18 NVI).

La próxima vez que te des cuenta de que anhelas más de lo que te ofrece la vida, recuerda que eso es solo una prueba de que fuiste creado para algo más.

  • Guillermo Pacheco
Translate »