DEMASIADO MARAVILLOSO PARA LAS PALABRAS

Gracias a Dios por su Hijo, su regalo demasiado maravilloso para las palabras… 2 Corintios 9:15

Cuando el apóstol Pablo les estaba escribiendo a los corintios sobre el gozo y la bendición de dar, se sintió tan abrumado al pensar en todo lo que Dios nos ha dado en Su Hijo, Jesús, que en lugar de tratar de ponerlo todo en palabras, simplemente terminó con: “Gracias a Dios por su Hijo, ¡un regalo demasiado maravilloso para las palabras!” Jesús es el regalo perfecto e indescriptible de Dios, el regalo más maravilloso que jamás se haya dado: “Dios nos amó tanto que dio a su Hijo, Jesús, para que podamos tener la vida eterna”. Jesús, el bebé en el pesebre. Jesús, el Salvador del mundo, quien trajo la promesa de amor incondicional, esperanza sin fin y vida eterna a toda persona que cree en Él.

Y lo asombroso es que no solo podemos recibir este regalo en nuestros corazones, ¡podemos compartirlo con otros todos los días del año! De esto se trata la Navidad.

Una oración para hoy

Padre, gracias por el don indescriptible de Tu Hijo, Jesús, que es demasiado maravilloso para las palabras. Gracias por el regalo de la vida eterna, la esperanza infinita que se encuentra en Él y el amor incondicional que me has dado. Espero poder compartir este regalo con otros. En el nombre de Jesús, amén.

Guillermo Pacheco

Translate »