Has sido liberado del pecado… Romanos 6:18

Hoy celebramos el Día de la Independencia en los Estados Unidos de América. El 4 de julio de 1776 fue el día en que Estados Unidos se independizó de Gran Bretaña, pero la batalla por la libertad continuó hasta 1783, siete años después. Aunque declararon su libertad en 1776, tuvieron que resistir y luchar durante muchos años antes de que los británicos aceptaran y reconocieran a los Estados Unidos de América. De la misma manera, tenemos que estar determinados a enfrentarnos a las fuerzas opuestas en nuestras vidas. Tenemos que declarar nuestra libertad de la adicción, la pobreza, la enfermedad y la ausencia. Debemos pararnos y luchar hasta que experimentemos plenamente la libertad y la paz que Dios ha prometido. 

Me encanta lo que hicieron los primeros colonos una vez que firmaron la Declaración de Independencia. Lo leyeron en voz alta en público. Lo publicaron en el periódico. Ellos corrieron la voz. Continuaron declarando y celebrando a pesar de estar en medio de la batalla. Cualquiera que sea la batalla que puedas enfrentar hoy, declara que eres libre. Declara que eres un vencedor. ¡Celebra la victoria que está en camino! ¡Al permanecer fuerte y declarar tu libertad, experimentarás Su victoria y vivirás en verdadera libertad todos los días de tu vida!

Una oración por hoy

Padre celestial, gracias por liberarme en cada área de mi vida. Hoy declaro que nada puede detenerme. Declaro que estoy libre de enfermedad, pobreza, ausencia y adicción. Declaro que me has liberado y te agradezco la libertad en todos los aspectos de mi vida.

Guillermo Pacheco
Translate »