Por tanto, todo el que me oye estas palabras y las pone en práctica es como un hombre prudente que construyó su casa sobre la roca. Cayeron las lluvias, crecieron los ríos, y soplaron los vientos y azotaron aquella casa; con todo, la casa no se derrumbó porque estaba cimentada sobre la roca… Mateo 7:24–25

Nuestras vidas están construidas por una serie de pensamientos, como los ladrillos que se usan para edificar una casa. Los ladrillos dan vida a lo que se encuentra en un trozo de papel y lo convierten en algo tridimensional. Como un hombre piensa en su corazón así edifica su vida, un ladrillo a la vez. Cada uno de tus pensamientos es un ladrillo fundamental que determinará la calidad de tu futuro. Muchos edificamos nuestras vidas como si fueran chozas, mientras que otros construyen mansiones. Si tus pensamientos son inferiores, tu vida será inferior; pero si tus pensamientos son nobles y elevados, estarás sentando las bases para vivir de acuerdo con ellos.

Una oración para hoy

Padre, elijo honrarte con mis pensamientos. Resisto las formas de pensamientos derrotistas y elijo pronunciar vida y fortaleza sobre mi día. Declaro que soy bendecido. Todas mis necesidades físicas son satisfechas, y tengo más que suficiente para dar a otros. Trabajo diligentemente y con un espíritu de excelencia. Maximizo mi potencial y me muevo con audacia hacia mi destino. En el nombre de Jesús, amén.

Guillermo Pacheco

Translate »