BENDECIDO PARA SER UNA BENDICIÓN

Te bendeciré; haré grande tu nombre, y serás una bendición… Génesis 12:2

Cuando Dios le dijo a Abraham: “Te bendeciré y serás una bendición”, se infiere que si no vas a ser una bendición, no serás bendecido. Los dos están atados. La Escritura dice: “Da y se te dará”. Si no estás regalando lo que Dios te ha dado, esa bendición no continuará de la manera que podría. Si regalas la sanidad, la sanidad seguirá regresando a ti. Si quieres mantenerte libre de la adicción, ayuda a alguien más a liberarse. Sigue regalando lo que Dios te ha dado.

Si dejas que lo que Dios te da fluya a través de ti, Él te lo seguirá dando. Es tentador pensar: “Recibí mi bendición. Señor, gracias”, pero eso hará que te estanques. Si no estás regalando nada, no vendrá nada nuevo. Cuando siempre estás animando a las personas, animándolas, haciéndolas mejores, entonces siempre recibirás bendiciones.

Una oración para hoy

Padre, gracias por lo que me has hecho pasar y que ahora puedo usar para ayudar a otros en sus luchas. Gracias porque tengo algo que dar, un poco de aliento para compartir y una bendición que impartir. Ayúdame a regalar lo que me has dado. En el nombre de Jesús, amén.

Guillermo Pacheco

Translate »